Benefíciate del autodesarrollo

Benefíciate del autodesarrollo

¿Has observado que a veces promueven a alguien por su buen desempeño y lamentablemente no es exitoso en su nuevo rol; o que están desmotivadas con su puesto porque no están en donde quisieran estar?  Esto sucede porque hay personas que no tienen claridad sobre sus propios planes de vida y carrera.

Cuando hablamos de promociones, es común que se premie a la persona por su buen desempeño en un determinado rol. Sin embargo, es frecuente que aquellas competencias que lo hicieron exitoso en el pasado, no necesariamente sean las que el nuevo rol exige para ser exitoso. Curiosamente, el reto de tomar roles de liderazgo de mayor complejidad se acompaña intrínsecamente de la necesidad de desarrollar, adquirir e inclusive dejar a un lado ciertas competencias.   

¿Cómo crecer ante estos desafíos? Cualquiera desearía que la organización tenga una estructura tal que brinde todos los conocimientos necesarios para enfrentar un nuevo rol. Lamentablemente, es muy difícil encontrar una escuela que te prepare para el éxito.

Es frecuente observar que muchos líderes se han formado solos, siguiendo el ejemplo de lo que aprendieron de los jefes buenos y no tan buenos. Otros, siguen con su estilo, corriendo el riesgo de padecer el efecto de mostrar demasiado su fortaleza (en inglés con las siglas TMGT too-much-of-a-good-thing effect). Es decir, las fortalezas sobre utilizadas que pueden llevar a descarrilar y mermar la efectividad del liderazgo.

Los líderes de la empresa, empezando por ti, deberían ser capaces de definir las propias prioridades, imaginar el futuro de quienes dependen de ellos; prepararlos y elegir aquello que los lleve a un destino, al mismo tiempo que cuidar el balance de vida. 

En el Inventario de Personalidad Hogan, se hace referencia a dos escalas que pueden dar luz sobre este tema: Curiosidad y Estilo de Aprendizaje. Entendiendo por Curiosidad como el grado en que una persona es percibida como inquisitiva, creativa e interesada en asuntos intelectuales y estratégicos; y, por otro lado, Estilo de Aprendizaje como la forma en la cual una persona se mantiene actualizada técnicamente, el grado en el que valora y disfruta la formación académica y el logro educativo.

Hay personas que buscan de la manera más formal posible desarrollarse, beneficiándose de la lectura, posgrados académicos, talleres, etc. Y otros, simplemente aprender haciendo.

El autodesarrollo significa ser líder de ti mismo y cuando eres tu propio líder, entran elementos clave como volverte consciente de tus valores, tus fortalezas, áreas de oportunidad y hacia lo cual quieres dirigir tus esfuerzos.  Por tanto, es importantísimo que tengas muy claro qué competencias serán críticas para desarrollar que te harán mejor líder y te pondrán a la altura de los retos que te planteas. Identifica las experiencias por las que debes pasar para lograr tus objetivos personales y profesionales y toma las acciones en consecuencia.

No olvides que la construcción de un relacionamiento estratégico es parte de la ecuación, incluyendo a tus pares. Lograr acuerdos con otros te ayudará a seguir con tus convicciones, desplegar tu creatividad y finalmente alcanzar resultados significativos.

Si en tu agenda reservas tiempo para invertir esfuerzos en desarrollar estas habilidades en tu rol como líder, tendrás el camino allanado para liderar a los equipos desde el ejemplo, esperando que ellos sean capaces de hacer lo mismo: hacerse responsables de su desarrollo gerenciándose a sí mismos, a ti mismo como su jefe.

Incentiva a otros a desarrollar sus propios planes de vida y carrera. Ayúdales a que identifiquen lo que es importante para ellos, hacia dónde quieren llegar y cuáles son los esfuerzos que deben realizar para llegar ahí, en consonancia con sus planes de vida.

Diseña oportunidades para las personas mediante conversaciones sobre sus expectativas. De lo contrario, podrías llevarte grandes sorpresas si planeas caminos para las carreras de ellos sin escuchar hacia dónde quieren dirigirse, lo cual puede comprometer la disponibilidad de talento futuro y el adecuado despliegue de la estrategia de negocio.

Para lograr sustentabilidad en el desarrollo del talento, los líderes de tu organización son responsables de tender puentes entre el propósito de la organización, su razón de ser, y el propósito de las personas. Entender cómo la empresa contribuye a este último es parte del arte para generar compromiso y motivación a largo plazo. Uno de los elementos que ayudan a conversar sobre este tema, es instalar el autodesarrollo como elemento cultural, haciendo responsable a cada colaborador en la organización del suyo propio, como tarea indelegable.

Es crucial que los líderes sean capaces de construir sus planes de vida y carrera empezando por sí solos, y que continuamente demuestren compromiso con el aprendizaje, cuidando el balance de vida y trabajo.   Al construir los planes, garantiza modelos de liderazgo sostenibles para tu empresa, con personas comprometidas y que estén dispuestas a dar un extra, y prepararse con todo lo que hace falta para lograr resultados extraordinarios, porque sienten que pueden ser fieles a ellos mismos y a su propósito en el trabajo.

¿Te gustaría contar con una evaluación que te ayude a conocerte de manera más profunda en cuanto a tus fortalezas y áreas de oportunidad?  ¡Acércate a nosotros para orientarte, te ayudamos a encontrar la evaluación adecuada dentro de nuestra cartera de assessments!

¡Comparte este artículo con tu red!

¿Qué opinas de este artículo? ¡Déjanos tus comentarios!

Comments are closed.