negociación-personalidad-negociador

Esta es la personalidad de un buen negociador

Esta es la personalidad de un buen negociador

¿Quieres saber cómo ser un buen negociador?

Primeramente, podemos decirte que un negociador no nace, se hace. Los buenos negociadores practican diariamente habilidades de liderazgo y de comunicación.

Negociar es un proceso por medio del cual se desea obtener algo que está en posesión o en control de alguien más; ese proceso puede ser dinámico y colaborativo, en lugar de ser un proceso entre adversarios. Es decir, lo que se busca es crear valor y llegar a acuerdos que satisfagan a ambas partes. Esta es una habilidad esencial para el desarrollo de un Liderazgo Efectivo.

¿Cuáles son los componentes de un proceso exitoso de negociación?

Un buen negociador:

Conoce y maneja la comunicación asertiva, maneja el mensaje de una manera clara y entendible y genera un espacio en donde estén presentes las peticiones pero también las ofertas. De igual manera, no pierde de vista la comunicación no verbal: contacto visual atento, el tono de voz certero pero empático, es decir, reconociendo las necesidades de la otra parte y buscando las propias, para llegar a una solución en común.

Esta atento del manejo de emociones; en la medida de que las emociones tales como el enojo, la frustración, la impaciencia no desborden y tomen control del proceso, la negociación va a tener un mejor fin.

Lleva la creatividad a la mesa. Llegar a una negociación con una decisión tomada deja poco espacio para abrir la mente a nuevos acuerdos; entre más opciones se pongan en la mesa, hay mayor posibilidad de consenso y de satisfacción para ambas partes.

Etapas de la negociación

Hay varias tareas a preparar antes de llegar a una mesa de negociación: es necesario saber que es lo que se desea lograr, cuánto se puede ceder y cómo se va a evaluar y controlar lo obtenido.

De acuerdo a los doctores David A. Lax y James K. Sebenieus, la negociación tiene 3 etapas:

  1. Preparar el escenario. Diseñar un árbol de decisiones con pros y contras; éste es una herramienta muy útil para guiar el proceso. Es decir, ayuda a que mantenga la negociación centrada en el objetivo y tener claridad de mente.
  2. Tener en cuenta que una negociación es una oportunidad de formar y alimentar una relación a largo plazo. Es decir, se establecen relaciones de confianza que sostengan los acuerdos y se generan vínculos que darán paso a nuevos negocios: “Un competidor gana cuando los demás pierden; un negociador triunfa cuando todos vencen”.
  3. Tener claro los alcances de la negociación. Saber lo que se quiere negociar (aunque no sea la totalidad sino un avance), los tiempos de espera y los métodos de verificación y control del proceso.

¡En HRTools queremos ser tus aliados en tus procesos de negociación!

Acerca del autor

consultores-hrtools

Karime Molina 

Soy una apasionada de los procesos humanos.

¿Qué opinas de este artículo? ¡Déjanos tus comentarios!

Comments are closed.