Blog1-Agosto2021_0001_Capa-1

3 formas de cambiar nuestro comportamiento básico

3 formas de cambiar nuestro comportamiento básico

Los seres humanos somos complicados en cuanto al comportamiento. Las personas que suelen ser extrovertidas a veces pueden volverse reticentes y tímidas. Los plazos y la presión laboral pueden llevar a las personas menos organizadas a comenzar a escribir listas de tareas pendientes. La gente a veces dice: «No sé lo que me pasó, ¡normalmente no soy así!». 

La personalidad es una forma de dar sentido al caos del comportamiento cotidiano. Buscamos patrones o rasgos repetidos: la probabilidad de que alguien actúe característicamente cálido y amistoso en lugar de frío y distante. La ciencia de la personalidad se parece mucho al clima: podemos predecir que el patrón general es de un día soleado.  

Pero al igual que la previsión meteorológica, es muy difícil tener en cuenta los microclimas en el día a día. Por ejemplo, es difícil predecir el resultado de una reunión de negocios acalorada analizando a cada miembro como un individuo, ya que las personas se enfrentan entre sí. Por otro lado, las personas con rasgos muy diferentes pueden mostrar el mismo comportamiento, según las circunstancias. 

Esta variabilidad hace que la retroalimentación o el coaching sobre la personalidad sea un poco impreciso. 

La ciencia más reciente en psicología tiene como objetivo explicar mucho más el contexto. Significa que podremos brindar orientación específica sobre cómo las personas interactuarán, se desempeñarán y se relacionarán. También significa que seremos mucho más capaces de personalizar los conocimientos para circunstancias o entornos particulares.  

Te compartimos tres nuevas formas de pensar sobre la personalidad.

Hay tres ideas entrelazadas en el centro de esta nueva ciencia de la personalidad: la base de la personalidad, la variabilidad de la personalidad y la fuerza de atracción. 

  • En primer lugar, la personalidad básica de una persona es cómo tiende a comportarse la mayor parte del tiempo. 
  • En segundo lugar, debemos medir qué tan lejos se aleja alguien de su base, dependiendo de las circunstancias (variabilidad de la personalidad). Algunas personas cambian mucho su comportamiento, lo que dificulta predecir cómo se comportarán. Por otro lado, algunas personas tienen personalidades fuertes y no varían su comportamiento o pensamiento sin importar cuál sea la situación. Para estas personas, el comportamiento pasado será un buen predictor del comportamiento futuro. 
  • El tercer componente es la fuerza de atracción, que describe cuán poderoso es el retroceso a la línea de base de la personalidad. Al evaluar la autorregulación, podemos inferir cuánto tiempo una persona puede actuar fuera de su carácter básico antes de volver a su personalidad promedio o típica. 

¿Cómo pueden los coaches y líderes comprender la personalidad de alguien más allá de su línea de base? 

1‍. Utilizar buenas evaluaciones. Aprovecha las evaluaciones de personalidad válidas para recopilar rápidamente información sobre la personalidad básica de alguien‍.

2. Hacer las preguntas de seguimiento adecuadas. Al analizar los resultados de la evaluación, pregunta sobre el contexto y la frecuencia para comprender la variabilidad de la personalidad. Por ejemplo, si los resultados muestran que son flexibles, la pregunta sería: “¿Hay situaciones en las que eres menos flexible y espontáneo? ¿Cuándo planeas mejor, eres minucioso y disciplinado? ¿Por qué?» Para cada rasgo descrito en el reporte, pregúntales «¿Esto te describe la mayor parte del tiempo o parte del tiempo?» Luego, pídeles que expliquen su respuesta.

3. Observa y recopila comentarios. Presta atención a cuándo y cuánto tiempo actúan fuera de lugar antes de volver a su personalidad básica. También puedes recopilar estos comentarios de otras personas que trabajan en estrecha colaboración con ellos. Considera preguntar, “¿En qué situaciones esta persona parece actuar fuera de lugar? ¿Cómo se comporta? « 

Una vez que se recopila esta información, las implicaciones para el coaching, el desarrollo y la provisión de una autoconciencia dinámica y en tiempo real son inmensas. Conocer a alguien es muy variable y si solo tiene una autorregulación débil significa que puede parecer impredecible pero muy sensible a las señales sociales y ambientales. Alguien con poca variabilidad de personalidad puede tener dificultades para cambiar su comportamiento y requerir un coaching más intensivo y recordatorios frecuentes para actuar de manera diferente. 

Mirando hacia el futuro, podemos imaginar un coach virtual que alerta suavemente a alguien sobre patrones repetidos de comportamiento inútil. O un coach de relaciones que podría señalar los puntos exactos de tensión y los puntos ciegos que existen entre los colaboradores, o entre un gerente y un subordinado directo. 

Las herramientas impulsadas por la inteligencia artificial y las medidas psicométricas discretas significan que puede surgir una ciencia de la personalidad más matizada y personalizada. 

En HRTools estamos continuamente mejorando la conexión, el rendimiento y las relaciones mejorando la autoconciencia y proporcionando caminos para ser mejores versiones de nosotros mismos.  

¿Qué opinas de este artículo? ¡Déjanos tus comentarios!

Comments are closed.